California prohíbe nuevos pozos de petróleo y gas cerca de vecindarios

La prohibición de nuevos pozos de petróleo y gas beneficiará a comunidades de minorías en California que son las más afectadas por la contaminación de esta industria

Una bomba de petróleo cerca de un vecindario en Long Beach, California.
Una bomba de petróleo cerca de un vecindario en Long Beach, California.
Foto: Mario Tama / Getty Images

California dio este jueves el primer paso para prohibir nuevos pozos de petróleo y de gas a 3,200 pies (975 metros) alrededor de hogares, escuelas y médicos, lo que beneficiará más a las comunidades latinas y afroamericanas, más propensas a vivir en estas zonas.

El gobernador Gavin Newsom ha dicho que esta iniciativa es un paso “significativo” para proteger a más de dos millones de residentes que viven a menos de media milla de sitios de perforación petrolera.

El demócrata resaltó que “muchas de las comunidades afectadas son de bajos ingresos y de color”.

La iniciativa también requiere el monitoreo de emisiones de los pozos existentes dentro de esas zonas, entre las que se cuentan los cientos de pozos de petróleo en los condados de Los Ángeles y Kern.

Los hallazgos de un panel de expertos ayudaron a la promulgación de la regulación.

Los científicos concluyeron que existe una fuerte conexión entre estos pozos de petróleo y gas dentro de los 3,200 pies de distancia de vecindarios y la presencia de mayores tasas de problemas en partos, enfermedades respiratorias como asma y enfermedades cardíacas, entre otros impactos en la salud, debido a la contaminación ambiental.

Las nuevas restricciones probablemente no entrarán en vigencia hasta 2023 debido al arduo proceso del estado de poner en marcha nuevas regulaciones. También se espera que la propuesta enfrente un desafío agresivo de la millonaria industria petrolera de California.

El anuncio se da a pocas semanas del derrame masivo de petróleo en las costas de Huntington Beach, y los efectos persistentes de la fuga de gas natural de Aliso Canyon en 2015, que obligó a miles de familias a evacuar en el noroeste del Valle de San Fernando, muchas de ellas latinas.

Aunque la industria petrolera ha sido defendida por los conservadores, el Concejo Municipal de Huntington Beach, una ciudad eminentemente republicana, votó este martes para apoyar la prohibición de nuevas perforaciones petroleras en alta mar y actividades similares frente a las costas de California.

La producción de petróleo ha disminuido en California, cayendo un 65.2 % desde su pico en 1985, y el estado está en camino de cumplir su ambiciosa meta climática para 2030, que resultará en una reducción del 45 % en la demanda de combustibles para el transporte, destacó Newsom.