Científicos descubren planeta con forma de balón de fútbol americano

Los astrónomos creen que la forma del planeta, identificado como WASP-103b, está relacionada con su cercanía a la estrella de su sistema solar

El planeta gira en torno a una estrella que es 1.7 veces más grande que nuestro Sol
El planeta gira en torno a una estrella que es 1.7 veces más grande que nuestro Sol
Foto: Agencia Espacial Europea / Cortesía

Científicos de la Agencia Espacial Europea (ESA) descubrieron un planeta en la constelación de Hércules cuya forma es similar a un balón de fútbol americano. Esta es la primera oportunidad en la que los investigadores hallan un planeta con estas características. 

Consideran que el descubrimiento de este planeta, el cual fue identificado como WASP-103b, puede ofrecer información para entender mejor cómo funcionan los denominados planetas abrazadores de estrellas. Este tipo de cuerpos celestes son denominados así por su cercanía a una estrella, lo que produce que se vean afectados por sus fuerzas gravitacionales.

De acuerdo con las investigaciones su forma inusual es causada, precisamente, por las fuerzas de marea generadas por la estrella de ese sistema solar la cual tiene un tamaño 1.7 veces mayor al de nuestro Sol.

El hallazgo del WASP-103b fue posible gracias a datos recopilados por el telescopio espacial Cheops controlado por la ESA y el Telescopio Espacial Hubble de la NASA, en conjunto con el trabajo de científicos de ambas agencias espaciales.

“Esta es la primera vez que se realiza un análisis de este tipo, y podemos esperar que la observación durante un intervalo de tiempo más largo fortalezca esta observación y conduzca a un mejor conocimiento de la estructura interna del planeta”, indicó Jacques Laskar, uno de los científicos que participó en la investigación.

Los expertos señalan que este tipo de comportamiento también puede observarse en la Tierra, a una escala mucho menor, por la fuerza ejercida por la Luna y el Sol. En el caso terrestre la mayor demostración de su atracción puede verse en los océanos con el efecto de las mareas.

“Por ejemplo, aquí en la Tierra tenemos mareas debido a la Luna y al Sol, pero solo podemos ver las mareas en los océanos. La parte rocosa no se mueve tanto. Al medir cuánto se deforma el planeta, podemos decir cuánto es rocoso, gaseoso o agua”, señala Susana Barros, del Instituto de Astrofísica e Ciências do Espaço y la Universidad de Oporto (Portugal) otra de las científicas del proyecto.

Se espera que una vez que el telescopio James Webb comience a operar al 100% de sus capacidades, pueda brindar más información acerca del WASP-103b y de otros planetas que se encuentran a cientos de años luz de distancia.

Esto también te puede interesar:
James Webb: el telescopio completa una secuencia de despliegue épica
NASA desplegó escudo térmico del telescopio James Webb
El mayor telescopio jamás enviado al espacio, el James Webb, despega hacia su misión