Más de 1.6 millones de inmigrantes podrían morir esperando recibir sus green cards

Incluso si USCIS emite las 280,000 visas disponibles del año, solo haría una pequeña mella en la acumulación de tarjetas verdes que causan los límites anuales por país

Imagen ilustrativa de una "green card".
Imagen ilustrativa de una "green card".
Foto: USCIS / Cortesía

Inmensos retrasos están demorando los procesos de inmigración de Estados Unidos. Los retrasos sin precedentes en el procesamiento de millones de visas, permisos de trabajo, tarjetas de residencia (green cards) y solicitudes de naturalización, así como en los casos que languidecen en los tribunales de inmigración, son tan graves que los expertos dicen que no se pueden resolver sin una reforma migratoria.

Han pasado más de tres décadas desde que el Congreso aprobó una revisión importante del sistema de inmigración de EE.UU., que hoy en día es un mosaico de vías repartidas entre múltiples agencias federales según factores que incluyen el país de origen, los lazos familiares y la profesión de una persona.

La administración Trump implementó cambios que obligaron a consumir más tiempo y retrasaron a niveles inmanejables cada paso, con una política migratoria restrictiva.

“Los tiempos de espera están aumentando a pesar de que la política se está moviendo en la dirección correcta, porque no se está moviendo tan rápido como aumenta la demanda de estos servicios”, dijo David Bier, director asociado de estudios de inmigración en el Instituto Cato. “No hay forma de controlar estos retrasos con solo los procedimientos normales y ajustes en los bordes”.

Aunque los retrasos son un sello distintivo de cualquier proceso burocrático, en el contexto de la inmigración, el costo humano puede ser profundo.

La enorme espera por la residencia permanente legal

Un estudio de Cato Institute estima que 1.6 millones de personas que han sido patrocinadas por familiares para obtener una “green card” morirán antes de que puedan venir a EE.UU. legalmente.

Una “green card” , conocida oficialmente como tarjeta de residente permanente, es un documento de identidad que demuestra que una persona tiene residencia permanente en Estados Unidos. Los titulares de la tarjeta verde se conocen formalmente como residentes permanentes legales.

Las solicitudes de trámites oficiales pendientes con los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS) aumentaron desde el comienzo de la pandemia y llegaron a casi 8,6 millones en marzo de 2022.

Los tribunales de inmigración tienen 1.8 millones de casos pendientes, un 25% más que al comienzo del año fiscal, según Transactional Records Access Clearinghouse, un centro de investigación no partidista de la Universidad de Syracuse.

Entre los elegibles para la residencia permanente, generalmente a través del patrocinio de un familiar o empleador, los retrasos se han vuelto extremadamente largos para personas de países como India, China, México y Filipinas. Esto se debe a que EE.UU. permite que solo hasta el 7 % de las tarjetas de residencia otorgadas cada año sean para personas de un país determinado.

Los tiempos de espera para hijos adultos solteros de residentes permanentes son de principio a fin: 8-9 años; 10+ años para ciudadanos de Filipinas; 20+ años para ciudadanos de México

Los tiempos de espera para hijos adultos casados de ciudadanos de EE.UU. son de principio a fin: 13-14 años; 22+ años para ciudadanos de Filipinas y México.

Los trabajadores inmigrantes que buscan una tarjeta verde, que denota la residencia permanente legal en los Estados Unidos, ahora enfrentan una espera de más de tres años para atravesar el pantano regulatorio del gobierno.

El Congreso autoriza hasta 675,000 tarjetas verdes cada año, la mayoría de ellas reservadas para familiares de ciudadanos o residentes estadounidenses. La ley permite que cualquier tarjeta verde patrocinada por una familia que no se haya asignado en un año pase a la categoría de empleo el próximo año, antes de que se declare inválida. El año fiscal pasado, el gobierno federal no emitió casi 67,000 tarjetas verdes disponibles antes de que expiraran el 30 de septiembre.

Esta situación no incluye un gran problema de legalización migratoria que sigue aún pendiente desde hace años, tanto para el gobierno como para el Congreso: hallar vías legales para que los 11 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos puedan acceder a un camino hacia la ciudadanía.

Importantes grupos de defensa de inmigrantes, líderes políticos y legisladores han pedido al gobierno de Joe Biden que saque la política de inmigración de un segundo plano y finalmente presione al Congreso para que tome medidas que realmente enfrenten los problemas de la inmigración en Estados Unidos, antes de las próximas elecciones intermedias, a falta de una reforma migratoria integral que organice la inmigración en Estados Unidos.

Te puede interesar:

Gobierno de Biden pondrá fin al “Quédate en México”, lo que permitirá a solicitantes de asilo esperar en Estados Unidos
Qué casos en tribunales podrían ser eliminados en favor de inmigrantes
USCIS facilita a inmigrantes firma de documentos para peticiones de ‘green card’, ciudadanía, TPS, DACA y otros beneficios