El dilema del desalojo que enfrentan millones de inquilinos en medio del brote de coronavirus en Estados Unidos

Casi la mitad de familias podrían quedar sin hogar por un desalojo
El dilema del desalojo que enfrentan millones de inquilinos en medio del brote de coronavirus en Estados Unidos
Esta imagen podría multiplicarse en muchas familias desalojadas durante el COVID-19.
Foto: Steve Knutson / Unsplash

Hace unos días, La Opinión reportó que muchas ciudades de Estados Unidos están tratando de evitar que los inquilinos no tengan que padecer de vivir sin hogar durante la pandemia mundial del coronavirus, sin embargo, a pesar de las recientes declaraciones del presidente Donald Trump entorno a esta situación, muchas personas no serán elegibles para la protección de desalojo.

Según el plan del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) publicado el miércoles 18 de marzo, las ejecuciones hipotecarias y los desalojos se detendrían durante 60 días en viviendas unifamiliares con préstamos a través de la Administración Federal de Vivienda (FHA). Sin embargo, de acuerdo con datos de la HUD sólo aplicaría para alrededor de 8 millones de unidades en comparación con los aproximadamente 43 millones de hogares que se alquilaron tan solo en 2019, según el censo de EEUU.

La alarma de varias familias de inquilinos se encienden cuando se comunica que la propuesta del departamento podría no proteger a por lo menos la mitad de toda la población de arrendatarios ya que no cubriría a aquellos que alquilan una casa o negocio de un propietario de unidad múltiple derivado de una empresa, mientras que los que rentan de un inversionista individual sí podrían ser protegidos por esta iniciativa.

“Ese es el problema con la propuesta de HUD. Solo afecta a una cantidad muy pequeña de personas. Necesitamos soluciones a gran escala”, dijo Andrea Shapiro, del Consejo Metropolitano de Vivienda, una organización de defensa de la vivienda con sede en Nueva York, a Fox Business.

La mayor preocupación de los organismos defensores de la vivienda se deriva en cuanto a la economía de muchos de los inquilinos que viven al día que luchan constantemente cada mes por pagar su alquiler y que podrían quedar en la calle ante el problema de la falta de empleo provocada por las medidas de cuarentena que deben acatar, provocando no tener el ingreso suficiente para poder pagar sus deudas de renta, siendo los más afectados las minorías de comunidades afroamericanas e hispanos.

“Todo el mundo necesita protección en este momento”, sentenció Shapiro.

 

-También te puede interesar: