Los efectos secundarios que la vacuna rusa contra el COVID-19 ha provocado en voluntarios

El medicamento se está probando en personas de entre 18 y 65 años
Los efectos secundarios que la vacuna rusa contra el COVID-19 ha provocado en voluntarios
La vacuna fue probada en 20 voluntarios.
Foto: Unsplash

A principios de este mes, el ministerio ruso de salud informó que contaba ya con un medicamento antiviral para contrarrestar los efectos del coronavirus en el organismo, mismo que ya está siendo utilizado en los hospitales de ese país, y que su búsqueda científica de una vacuna continuaba.

Ahora, la Universidad Sechenov informó los resultados de sus primeras inmunizaciones en humanos. Hasta el momento, los efectos secundarios que la vacuna rusa contra el COVID-19 ha provocado en voluntarios son menores.

El fármaco fue aplicado a 20 voluntarios, hombres y mujeres de entre 18 y 65 años, en el Centro Científico y Práctico de Cardioangiología Intervencionista de la Universidad. Sus reacciones al medicamento fueron descritas como “reacciones mínimas posteriores a la vacunación: un ligero aumento de la temperatura, dolor de cabeza, etcétera, que se detuvieron de forma independiente en un día. La respuesta a la vacuna contra la infección por coronavirus fue estándar, típica para otros tipos de inyecciones. Ahora todos los participantes en el estudio están bien”, informó la institución.

Los voluntarios que recibieron la vacuna permanecerán aislados durante 28 días para evitar cualquier riesgo de infección externa y su estado de salud será monitoreado durante seis meses después de recibir el alta hospitalaria.

La Universidad Sechenov está probando la forma liofilizada de la vacuna, es decir, un medicamento en polvo para preparar una solución aplicable vía inyección intramuscular.