Gobierno de Biden otorgó $147,000 a una junta escolar de Florida que violó la prohibición de mascarillas de DeSantis

El Departamento de Educación compensó a la la Junta Escolar de Alachua, por un pago retenido por el gobierno de Florida por violar la orden de no pedir mascarillas en escuelas

Estudiantes con mascarillas en una escuela de Miami.
Estudiantes con mascarillas en una escuela de Miami.
Foto: CHANDAN KHANNA / AFP / Getty Images

La Administración Biden proporcionó $147,719 dólares en fondos a miembros de un distrito escolar de Florida cuyo pago fue retenido por violar la prohibición del gobernador Ron DeSantis de exigir mascarillas en las escuelas.

El Departamento de Educación dijo que la financiación a los miembros de la Junta Escolar de Alachua es parte de su programa de subvenciones Proyecto para Apoyar a las Familias y Educadores de Estados Unidos (SAFE, por sus siglas en inglés). Es la primera asignación de fondos federales en el marco del Proyecto SAFE.

El secretario de Educación Miguel Cardona dijo en un comunicado que la administración de Biden apoya la decisión de la Junta Escolar de Alachua de exigir mascarillas en las escuelas durante la pandemia de COVID-19.

“Deberíamos agradecer a los distritos por usar estrategias comprobadas que mantendrán las escuelas abiertas y seguras, sin castigarlas”, dijo Cardona. “Con estas subvenciones, nos aseguramos de que las escuelas y comunidades de todo el país que están comprometidas a regresar de manera segura al aprendizaje en persona sepan que las respaldamos”.

El Departamento de Educación de Florida anunció el 31 de agosto que retuvo fondos de dos distritos escolares que violaron la orden ejecutiva de DeSantis: los condados de Alachua y Broward.

El gobernador Ron DeSantis emitió una orden ejecutiva en medio de la pandemia de COVID-19 en el estado para prohibir que las escuelas y otras entidades gubernamentales emitan mandatos de mascarillas, argumentando que depende de los padres elegir la mejor manera de proteger a sus hijos.

DeSantis, opuesto a la estrategia contra COVID-19 de las autoridades federales, ha prohibido por ley obligar al uso de mascarillas en las escuelas y también pedir certificados de vacunación en negocios e instituciones.

Cuando los distritos escolares fueron en contra de su orden, amenazó primero con retener el pago de aquellos que continuaran yendo en contra de su gobierno. Y luego ejecutó las retenciones de pago de dos distritos escolares.

Varios distritos escolares de Florida argumentaron que las mascarillas son necesarias ya que muchos estudiantes son demasiado jóvenes para ser vacunados contra COVID-19. La falta de un mandato de mascarillas no solo pone en riesgo no solo a los estudiantes, sino también al personal de las escuelas y a las familias de quienes podrían llevar el contagio con COVID-19 a casa.