Los cuatro narcos nuevos en la lista negra de EE.UU., “desangran” a México

Aldrin Miguel Jarquin “El Chaparrito”, José Jesús Jarquin “R32”, César Enrique Díaz De León Sauceda “El Lobito”y Fernando Zagal Anton, forman parte de lista negra del Departamento del Tesoro de EE.UU., causantes de muerte y mucho dolor en México.

Integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación en la lista de los más buscados por EE.UU.
Integrantes del Cartel Jalisco Nueva Generación en la lista de los más buscados por EE.UU.
Foto: Agencia Reforma

MEXICO.- Estados Unidos los incluyó en la lista negra del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y el gobierno mexicano les congeló sus cuentas bancarias por el tráfico de “una proporción significativa del fentanilo y otras drogas mortales” pero Aldrin Miguel Jarquin “El Chaparrito”, José Jesús Jarquin “R32”, César Enrique Díaz De León Sauceda “El Lobito”y Fernando Zagal Anton son causantes de muerte y mucho dolor en México.

Así los señalan investigaciones previas y acusaciones desde diversas fiscalías del país, de la federal a estatales, quienes los culpan de desapariciones, matanzas de autoridades judiciales, y policíacas, extorsiones, de someter ciudades, obligar a civiles a ser sicarios y de ser parte del grupo que se pone al tú por tú con autoridades del más alto nivel en el país.

Los hermanos Jarquin, Díaz De León Sauceda y Zagal Anton, según las ficha de prensa, son subordinados directos de los mandamás del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) que intentaron asesinar al secretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, Omar García Harfuch.

Menos suerte tuvo el ex gobernador de Jalisco ex gobernador Aristóteles Sandoval Díaz, quien cayó muerto por supuestas órdenes de los jefes de los nuevos cuatro en la mira de EEUU con tal poder de persuasión e intimidación que presuntamente lograron sumar a su nómina al ex gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval y el magistrado Isidro Avelar Gutiérrez, entre otros.

Sorprende, por tanto, a analistas de seguridad nacional cómo Juan Veledíaz, autor de libros como El General sin Memoria, que no se haya conocido una investigación criminal en contra de estos personajes en México sino hasta este mes de octubre.

Los cuatro están entre los miembros más veteranos del CJNG que opera en Manzanillo y en otras partes de Colima”, advirtió. “Sin embargo, han  sido parte de la estructura criminal que el gobierno mexicano mantiene impune pero que para los estadounidenses ahora es prioritaria su captura”.

Los jefes

La directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de EEUU dijo que “Chaparrito”, “R32”, “Lobito” y Zagal controlan Manzanillo, el puerto del Pacífico mexicano, que sirve como una puerta de entrada importante para la cocaína colombiana y los precursores químicos importados de Asia.

Mucho antes, la prensa de la región que incluye a Jalisco —cuna del cartel— dijo más sobre los jefes para quienes ellos trabajaban: Julio Alberto Castillo Rodríguez, yerno del líder del CJNG, Rubén Oseguera, “El Mencho”;Carlos Andrés Rivera, “La Firma” o “El colombiano” y Francisco Javier Gudiño, “La Gallina”, en lista negra de la OFAC desde el pasado 6 de abril.

De La Gallina, de 33 años, se dijo que fue autor material de  levantones, secuestros y extorsiones cometidos contra empresarios y comerciantes de Puerto Vallarta antes de que escalara contra funcionarios García Harfuch y Aristóteles Sandoval. Su cargo en la organización criminal es jefe de un grupo de aplicación del CJNG.

Sobre “La firma” o “El Colombiano”, de 35 años, la fiscalía de la CDMX filtró que una de sus investigaciones lo ubicaban por haber reclutado a la mayoría de los 20 pistoleros que dispararon 400 veces en contra el secretario de Seguridad Pública con fusiles de asalto, Barret, lanzagranadas y bombas de fragmentación en una de las zonas más elegantes de la ciudad.

Dos años antes, la agencia de información nacional Apro —hermana de la revista Proceso— detalló puntualmente cómo los narcotraficantes hacían uso de todo tipo de estrategias para hacerse pasar como personas de bien y bien posicionadas en la sociedad.

Tras la desaparición del Jorge Antonio Castillo Rodríguez, hermano del yerno del Mencho, señalado como patrón de los cuatro nuevos en la lista negra de EEUU, Apro dio detalles sobre lo que había detrás de una manifestación de amigos y familiares que pedían la aparición con vida del “levantado”.

Recordó que  el mismo día de la manifestación aparecieron al menos tres mantas en diferentes puntos de la ciudad para advertir que el “levantado” (apodado El Águila o el Koquies) y era en realidad jefe de plaza del CJNG, hermano de Julio Alberto Castillo, detenido junto con Rubén Oseguera González, Menchito, el día 23 de junio del 2015, en Zapopan, Jalisco, y luego liberado en condiciones sospechosas.

Se explicó además que Jorge Castillo era el principal implicado en el atentado en contra Rogelio Sánchez Andrade, Titan 1, de la Fiscalía General del Estado.

Bajo el mando del yerno del jefe del CJNG se encuentra Gonzalo Mendoza Gaytán, “El Sapo”, un miembro de alto rango que ha actuado como jefe de plaza para Puerto Vallarta, con ayuda de los cuatro más recientes en la lista negra del Departamento del Tesoro.

“El Sapo”, de 34 años, es oriundo de Michoacán y se cree que es dirigente desde 2015, tiempo en el que expandió al cartel en varias entidades México. Las autoridades federales afirman que fue el personaje que diseñó la ofensiva contra José Antonio Yépez, el Marro, fundador del Cártel de Santa Rosa de Lima y quien le declaró la guerra al cartel Unión Tepito para hacerse de la plaza.

El analista de seguridad Jorge Fernández Menéndez dice que tras ladetención de Johana, hija del Mencho, “El Sapo” es una de las cartas fuertes porque, aunque esté en la lista negra sigue libre, no así la mujer de El Mencho quien se hacía pasar por una empresaria refinada.

“Jessica Johana aseguraba ser una joven importante y respetada empresaria, pero para las autoridades estadounidenses esas actividades se desarrollan a partir de los recursos que obtiene el CJNG en su país y en México con el tráfico de drogas, la explotación ilegal de minas (muchas de las veces literalmente expropiadas a sus legítimos propietarios) y el robo de combustibles”, detalló Fernández Menéndez.

“Con esos recursos Johana invertía en México y Estados Unidos en restaurantes, hoteles, una empresa tequilera, varias de alimentos, todas a su nombre y de algunos de sus amigos”.

Te puede interesar:
· VIDEO: CJNG destruye con drones explosivos presunto narcolaboratorio del Abuelo Farías
· México y EE.UU. buscan acabar con el Cartel de Jalisco Nueva Generación
· AMLO dice que “no es novedad” en México los casos de paraísos fiscales como los revelados en Pandora Papers