Domino’s cierra su último restaurante en Italia superado por una competencia “inesperada”

Según la Cámara de Comercio Italia-América, los italianos tienen tantas opciones de pizzas que Domino's simplemente no pudo con la competencia y, finalmente, cerró su último restaurante en el país europeo

Domino's tenía planes para abrir 880 sucursales en Italia; sin embargo, solo logró inaugurar 29.
Domino's tenía planes para abrir 880 sucursales en Italia; sin embargo, solo logró inaugurar 29.
Foto: Shutterstock

Italia derrotó a Domino’s en lo que mejor sabe hacer: pizza; luego de que la cadena estadounidense anunció que cerró el último restaurante que tenía en el país europeo.

Las operaciones de Domino’s en este país que vio nacer la pizza duraron tan solo siete años y 29 ubicaciones, de las 880 que se habían planificado cuando la cadena aterrizó en territorio italiano.

A diferencia de lo que Domino’s experimentó durante la pandemia en otros mercados, en Italia, el desarrollo que las pizzerías tuvieron, apoyadas en un efectivo sistema de reparto, creó un ecosistema en el que la cadena no pudo competir.

El socio con el que Domino’s entró en Italia en 2015, la franquicia ePizza SpA, lo advirtió desde enero pasado, cuando alertó que la red de negocios locales se había fortalecido durante la pandemia y había creado una competencia inesperada.

“Atribuimos el problema al nivel significativamente mayor de competencia en el mercado de entrega de alimentos con cadenas organizadas y restaurantes que entregan alimentos”, advirtió ePizza SpA en un informe para inversionistas del cuarto trimestre de 2021.

Pero eso fue solo el último factor que terminó por cerrar la aventura italiana del gigante estadounidense de las pizzas, pues Domino’s no pudo superar nunca que los italianos prefieren las pizzas locales a la versión estadounidense.

La estructura de negocio tampoco ayudó a Domino’s a crecer y mucho menos a permanecer en el mercado italiano, pues el socio de la compañía terminó endeudándose y debiendo a sus acreedores ante la inoperancia de su modelo.

Domino’s y ePizza SpA diseñaron una oferta en la que su valor de marca consistía en un modelo robusto de entrega nacional y variedad de ingredientes diferentes a los italianos, como la piña.

Pero no contemplaron que los restaurantes locales formarían acuerdos con servicios de entrega para ampliar su cobertura y competir con el punto más sólido de la oferta de Domino’s; el resultado fue que los consumidores optaron por las pizzas tradicionales.

De acuerdo con un reporte de Bloomberg, en la conformación de la competencia, que no dio tregua a la cadena de pizzas, tuvieron un rol estratégico servicios de terceros como Deliveroo Plc, Just Eat Takeaway.com NV o Glovo.

Domino’s desapareció, pero dejó una deuda millonaria

La salida de Domino’s del mercado italiano no solo tomó por sorpresa a los consumidores, que buscaron respuesta en las redes sociales a la falta de atención a sus llamadas, sino a los acreedores de la compañía.

La controversia se movió a los tribunales y en abril pasado, un juzgado en Milán otorgó una protección judicial a ePizza SpA contra sus acreedores por 90 días, para que los prestamistas no pudieran exigir el pago de su deuda, la cual expiró el 1 de julio.

Según los reportes judiciales, ePizza SpA tenía una deuda de 10.6 millones de euros, alrededor de 10.8 millones de dólares, a finales de 2020.

También te puede interesar:
Little Caesars es la pizza más popular de Estados Unidos
Vuelve el Noid, el villano de Domino’s Pizza
Domino’s Pizza inicia entregas a domicilio con auto robotizado