Pesimismo en las Águilas del América por el mal rendimiento del Cabecita Rodríguez que podría calentar el banquillo

A pesar que fue contratado con bombos y platillos y estaba llamado a ser el goleador que necesitaban las Águilas del América, el delantero Jonathan 'Cabecita' Rodríguez ha decepcionado en el Torneo Apertura 2022 por su bajo nivel

Jonathan 'Cabecita' Rodríguez, delantero de las Águilas del América.
Jonathan 'Cabecita' Rodríguez, delantero de las Águilas del América.
Foto: Rafael Vadillo / Imago7

Cuando a pocas semanas para que iniciara el Torneo Apertura 2022 de la Liga MX fue anunciada la contratación de Jonathan ‘Cabecita’ Rodríguez por parte de las Águilas del América, toda la afición azulcrema celebró el acertado movimiento de la directiva.

Pero con casi la mitad de la competición ya disputada y ante el resurgimiento del ‘esperanzado’ Henry Martin, se diluyen las ilusiones que se tenían en el delantero uruguayo que no ha mostrado el gran nivel con el que ayudó al Cruz Azul a ganar la Supercopa, Primera División y Campeón de Campeones desde el 2019 y hasta el 2021 que estuvo en La Noria.

Pero a criterio del entrenador Fernando ‘Tano’ Ortiz, el Cabecita Rodríguez solo necesita adaptación al planteamiento de las Águilas y a la Liga MX, luego de su paso por una competición de menor ritmo y prestigio como lo es la Saudí en su paso con el Al-Nassr.

“Si queremos ver al Cabecita de Santos y Cruz Azul, no lo van a ver. Hay que dejarlo trabajar, que se enfoque y seguramente vamos a ver al Jonathan que todos queremos acá”, dijo el estratega argentino en entrevista para W Deportes.

Con Cruz Azul fueron 49 goles y 12 asistencias, mientras que en Santos Laguna anotó 20 tantos y entregó 8 balones que terminaron en las redes; esas estadísticas son las que presionan a Rodríguez, que con el regreso del colombiano Roger Martínez de su lesión, sumado a la más que probable contratación del atacante (también uruguayo) Brian Rodríguez, actual ficha del LAFC de la MLS, pasaría a calentar banca con los azulcremas.

Sigue leyendo: