Científicos de Florida descubren una posible nueva forma de contrarrestar los efectos de la osteoporosis

Un grupo de científicos de la Florida International University descubrió una posible nueva forma de contrarrestar los efectos de la osteoporosis

La osteoporosis constituye un problema de salud pública a nivel mundial y se estima que afecta a más de 200 millones de personas.
La osteoporosis constituye un problema de salud pública a nivel mundial y se estima que afecta a más de 200 millones de personas.
Foto: Andrew Milligan / Getty Images

Un equipo de investigadores de la Florida International University (FIU), con sede en Miami, presuntamente encontró lo que podría llegar a ser una posible opción de contrarrestar los efectos de la osteoporosis.

La revista Communications Biology publicó recientemente un artículo donde menciona que, a partir de activadores de moléculas pequeñas administrados vía oral, en la FIU se logró un gran avance en la búsqueda de tratamientos menos costosos y más efectivos, así como fáciles de tomar para las personas afectadas por la osteoporosis y otras enfermedades asociadas con la pérdida ósea.

Hasta hoy, los individuos con desgaste óseo requieren que se les inoculen diariamente con costosos medicamentos que solo detienen la pérdida.

Sin embargo, el proyecto donde trabajaron de manera conjunta la Facultad de Medicina Herbert Wertheim de FIU, el Centro Nacional para el Avance de las Ciencias Traslacionales (NCATS) y la Universidad de Ciencias Médicas de Arkansas, permitió que un grupo de investigadores desarrollara un medicamento más accesible al bolsillo de la mayoría de la población y que además tiene la facultad de ayudarle a las células productoras de hueso a regenerarlo.

Mediante un comunicado, la FIU menciona que las primeras pruebas de su tratamiento se realizaron con ratones de laboratorio a los cuales se les detectaron mejoras considerables.

“Nuestros experimentos en el laboratorio mostraron que los activadores de moléculas pequeñas administrados por vía oral mejoran la densidad ósea, un descubrimiento emocionante que podría conducir a un nuevo tratamiento para la osteoporosis”, menciona en la misiva Alexander Agoulnik, profesor de FIU y presidente interino del Departamento de Genética Humana y Molecular.

Por el momento, el equipo de investigadores espera poner en marcha la siguiente fase de la investigación, la cual también cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (NIAMS).

La osteoporosis constituye un problema de salud pública a nivel mundial y se estima que afecta a más de 200 millones de personas.

Además, se calcula que entre 30 y 50% de las mujeres postmenopáusicas la padecen de ahí la importancia de lograr un mayor avance para combatir la enfermedad.

También te puede interesar: