Hispano que se atrincheró en vivienda y mató 2 policías afronta pena capital

El hispano, condenado previamente por actividades relacionadas con pandillas, enfrenta la máxima pena por la muerte de los oficiales de la policía en Palm Springs
Hispano que se atrincheró en vivienda y mató 2 policías afronta pena capital
Los oficiales de la Policía Lesley Zerebny (izq) y José Gilbert Vega (der), respondieron a una llamada de emergencia por un altercado familiar en una residencia de Palm Springs en octubre del 2016.
Foto: Palm Springs Police Department

El juicio contra John Félix Hernández, quien afronta la pena de muerte por el homicidio de dos oficiales de Policía en octubre de 2016, comenzó este miércoles con la presentación de los argumentos iniciales.

El hispano, condenado previamente por actividades relacionadas con pandillas, enfrenta la máxima pena por la muerte de los oficiales José Gilbert Vega, de 63 años y un veterano con 35 años de servicio que estaba próximo a jubilarse, y Lesley Zerebny, de 27 años, con año y medio de servicio y madre de una hija de cuatro meses.

En la presentación inicial este miércoles, en la que algunos jurados derramaron lágrimas, el fiscal Manny Bustamante mostró el rifle AR-15 utilizado por Félix mientras describía las heridas mortales sufridas por los dos policías, a quienes el acusado abatió a tiros que disparó a través de la puerta de una vivienda de Palm Springs.

La Fiscalía solicitará la pena de muerte para Hernández, quien se declaró inocente de los dos cargos de asesinato y de otros seis cargos de intento de asesinato, entre otros.

La defensa había alegado que el acusado no tiene la capacidad mental para enfrentar un juicio o ser condenado a la pena capital, pero el juez desestimó los argumentos al igual que una corte de apelaciones.

El fiscal de Distrito Mike Hestrin indicó que a los cargos de asesinato se agregaron circunstancias agravantes, por tratarse las víctimas de oficiales de la policía, así como cargos de homicidio múltiple, lo que da peso a la petición de la pena de muerte.

Entre los cargos adicionales contra Félix figuran posesión ilegal de un arma de asalto y de munición luego de haber sido declarado culpable de un delito grave, y posesión de material robado, en este caso del rifle AR-15.

El día de los hechos, los oficiales respondieron a una llamada de emergencia por un altercado familiar en una residencia de la turística Palm Springs y mientras entablaban negociaciones el acusado abrió fuego, acabó con la vida de los dos oficiales y dejó herido a un tercero, que sobrevivió.

Luego del ataque, Hernández se atrincheró en la vivienda lo que llevó a un equipo de operaciones especiales (SWAT) del Condado de Riverside a establecer un perímetro alrededor de la casa y como resultado de un intercambio de fuego seis oficiales resultaron heridos.

Doce horas después, el acusado salió con las manos en alto, vestido con un chaleco antibalas y con municiones de alto calibre, según el reporte de las autoridades.

Previo a este hecho, Hernández fue condenado a 18 meses de cárcel en una prisión estatal por un caso de asalto con un arma mortal.

Aunque el gobernador estatal, Gavin Newsom, estableció el pasado mes una moratoria para la pena de muerte en California, la cual estará vigente mientras se mantenga en el ejecutivo, la medida no impide que las fiscalías pidan esta condena.