Trabajadores viajan a Sacramento para audiencia de AB 5

Conductores de Uber, Lyft, dicen que los califican erróneamente como contratistas independientes, en lugar de considerarlos empleados

Conductores piden la reclasificación como empleados. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Conductores piden la reclasificación como empleados. (Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

El hermano de Ana Ramos, conductora de Uber y Lyft, fue quien originalmente le recomendó a la madre de cuatro jóvenes, trabajar en la empresa de conductores (“ride-share”) para ganar un dinero extra.

“La primera semana que trabajé para Uber saqué 800 dólares, pero cuando empecé a hacer las deducciones de los gastos, noté que me quedó muy poco dinero, entre 8 y 10 dólares”, explicó Ramos en entrevista con La Opinión.

La conductora es parte de una coalición que ayer viajó a Sacramento para pedir a los legisladores que protejan sus derechos. Esta semana es la audiencia de la propuesta de ley AB 5 que busca extender las protecciones laborales y evaluar la clasificación de contratistas independientes

“Estamos pidiendo que nos tomen en cuenta como empleados, no contratistas independientes. Después de todo, ellos (Uber) son quienes deciden el horario, las millas, los viajes, ellos nos manejan, no somos independientes”, explicó Ramos.

Al ser clasificados como “contratistas independientes” en lugar de empleados, los conductores no reciben beneficios, días por enfermedad, vacaciones o cobertura médica, entre otros. Al mismo tiempo, al no ser empleados, tampoco pueden organizarse y formar un sindicato.

Brigida Pérez es conductora de Uber y Lyft.

Propuesta de ley AB 5

La tendencia de los negocios de clasificar a sus trabajadores como contratistas independientes y “freelancers” ha ido en aumento en los últimos años, y no es única de las compañías de conductores. Cada vez más empresas y corporaciones en todos los ámbitos tratan de cortar costos a merced de sus trabajadores, que al no ser considerados empleados no obtienen los derechos laborales, que de otro modo les corresponderían.

En la actualidad, casi el 36% de los trabajadores en EEUU son clasificados como contratistas independientes. Compañías de tecnología, como por ejemplo Google, tienen más contratistas independientes que empleados full time que reciben beneficios. Las corporaciones de medios así como las empresas de aplicaciones online (APPS) en su mayoría también siguen el mismo modelo de ahorrarse sueldos y beneficios en detrimento de los trabajadores.

El Proyecto de ley AB 5 que ya fue aprobado por la Asamblea y está en camino al Senado podría cambiar dicho modelo. La iniciativa expandiría las protecciones laborales de los trabajadores. En 2018, la Corte Suprema votó a favor de los trabajadores de Dynamex Operations West que argumentaban que la compañía los obligaba a pagar los gastos de sus vehículos y los hacía llevar uniformes, pero no los consideraba “empleados”, sino “independientes”. (https://leginfo.legislature.ca.gov/)

De ser aprobada AB 5, las empresas deberán ofrecer ciertos derechos laborales a sus trabajadores y evaluar su clasificación de freelancers y contratistas independientes.

Uber, Lyft y otras corporaciones clasifican erróneamente a sus trabajadores.

Menos que el mínimo

“Yo tengo que trabajar 12 horas por día porque no nos pagan ni siquiera el mínimo”, compartió Brígida Pérez que trabaja para Uber y Lyft. Pérez explicó que la empresa les redujo a sus trabajadores el índice de pago y en la actualidad reciben sólo 60 centavos por milla. “Uber y Lyft son iguales, creo que Lyft incluso paga un poco menos”, opinó. Los trabajadores deben pagar por el seguro del auto.

“No solo es el salario, también hay muchas injusticias. Por ejemplo, estamos pidiendo protección, que nos pongan cámaras dentro del auto, porque cada vez que un cliente nos ataca y nos golpea, Uber defiende al cliente, en lugar de defender a sus trabajadores”, indicó Pérez.

“Cuando comencé a trabajar, me registraron como si yo viviese en Santa Bárbara, pero yo vivo en el Valle de San Fernando. Lo hicieron para no tener que pagarle a mi hermano por haberme recomendado. Cuando les pedí que me registren en dónde realmente vivo para poder conseguir promociones, me dijeron que tenía que comenzar de cero todos los trámites y hace dos meses que me tienen parada, sin poder trabajar”, compartió Ramos. “Y la verdad, no creo que soy la única con la que cometen injusticias”.

Coral Itzcalli, directora de comunicación de SEIU Local 721 también explicó que al ser clasificados como contratistas independientes, a fin de año, los trabajadores tienen que pagar los impuestos que no quitaron durante el año de sus cheques . Pero al ganar menos del mínimo, los trabajadores no pueden ahorrar para el pago y terminan debiéndole dinero a la corte.

“En su mayoría, los conductores son de familias latinas que después de las deducciones están ganando alrededor de 7 dólares la hora, la mitad del mínimo en California, que actualmente es de 14 dólares”, señaló Itzcalli.

La flexibilidad de los contratistas

No todos los trabajadores de compañías como Uber, Lyft, o Postmates, entre otras, piden ser clasificados como empleados en lugar de contratistas independientes. Hay quienes aseguran que el modelo de trabajo se adapta perfectamente a sus necesidades.

“Mi sueño de toda la vida fue ser actriz, pero no pude empezar a actuar hasta los 38 años, porque como empleada no podía tomarme días libres para ir a audiciones, o trabajar en una película, pero desde que trabajo para Postmates, pude actuar en un film y cuando terminó el proyecto, pude volver a ganar dinero con mi trabajo”, indicó Kee Broussarb, actriz, madre y conductora para Postmates, una aplicación de reparto de comidas.

Broussarb, junto a otros trabajadores de servicios de conductores, también viajaron a Sacramento para compartir su punto de vista con legisladores y senadores.

Quienes se oponen a ser clasificados como empleados aseguran que prefieren la flexibilidad de horarios, pero también piden que mejore el pago y el acceso al cuidado de salud.

No pedimos que todo quede como hasta ahora”, aclaró Becky Warren, vocera de la coalición que defiende la clasificación de contratistas independientes, en entrevista con La Opinión.

En un comunicado, Warren detalló los puntos que defiende la coalición independiente.

“Buscamos una solución que preserve la flexibilidad, pero que al mismo tiempo que mejore las protecciones laborales y de seguridad. Específicamente pedimos beneficios que el empleado pueda escoger, pedimos representación de los trabajadores, para que sus voces pueden ser tenidas en cuenta y mayor transparencia en los estándares de pago y ganancias para los conductores”.