Frágil e inoperante en Liga, invencible en Champions: las dos caras del Barcelona de Ronald Koeman

El Barcelona no encuentra la regularidad y es la versión futbolística de Dr Jekill y Mr Hyde

Frágil e inoperante en Liga, invencible en Champions: las dos caras del Barcelona de Ronald Koeman
Leo Messi ha tenido la temporada más irregular de su carrera.
Foto: Getty Images

El Barcelona de esta temporada parece más bien una versión futbolística del Dr. Jekilll y Mr Hyde, ya que presenta dos personalidades diametralmente diferentes en los torneos en los que ha participado hasta hoy: La Liga y la Champions League.

Parece increíble que sea el mismo equipo el que vivió la pesadilla en Cádiz el fin de semana, séptimo, a doce puntos del Atlético de Madrid (ojo, a tres de zona de descenso)  y con La Liga prácticamente perdida en diciembre y el que marcha al 100% en Champions League con todos los partidos ganados y que solo una debacle ante la Juve podría sacarle el primer lugar de grupo.

Koeman tendrá que cambiar el chip de sus jugadores de forma inmediata luego del peor partido de la temporada azulgrana para enfrentar el partido más difícil en todo lo que va del curso: la Juventus, con Cristiano y con la cima del grupo en juego… ¿podrá cambiarle la cara de forma radical a su equipo?

EL técnico holandés viene de probar dos cuadros alternativos ante el Dynamo Kiev y ante el Ferencvaros, esta tarde no hay margen para pruebas, va el mejor equipo que tiene disponible, desde luego esperando una gran tarde de Leo Messi y echando mano incluso del eterno lesionado Samuel Umtiti que vuelve al primer equipo debido al mar de lesiones que tiene el Barça.

Como bien se dice “La Champions es una bestia diferente”, la regularidad necesaria en La Liga no es la misma requerida para trascender en el torneo continental si se aplica una estrategia seria para intentar ganarla, el Barcelona -siendo honestos- tiene pocas posibilidades de ganarla viendo el nivel de sus rivales en la siguiente ronda, pero son mayores que desbancar al enfocado “Aleti” en la cima del torneo local.

Si el Barça logra mantener el primer puesto de su grupo, podrá dormir tranquilo hasta el 16 de febrero que empiezan los octavos de final y podrá enfocarse en recuperar algo del terreno perdido en Liga, al menos buscando puestos europeos, algo que de no conseguir, pondría la guinda a una temporada que más que de transición, parece de pesadilla.