Vientre plano: los 6 alimentos a evitar para no inflamarte el estómago y los intestinos

El consumo de ciertos alimentos y bebidas como los carbohidratos refinados boicotean tus esfuerzos por reducir medidas de cintura, te hacen acumular grasa abdominal y te inflaman afectando tu salud

Vientre plano: los 6 alimentos a evitar para no inflamarte el estómago y los intestinos
Foto: Andres Ayrton / Pexels

Alimentos poco saludables te hacen aumentar de peso y favorecen la inflamación crónica, por lo cual deben limitarse si tu objetivo es evitar el exceso de grasa en la cintura y procurar tu salud. La inflamación no suele presentarse únicamente a nivel intestinal. La inflamación crónica también puede afectar a todo el cuerpo y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas.

Con una cintura mayor de 35 pulgadas para las mujeres o mayor de 40 pulgadas para los hombres aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2, según publican los Institutos Nacionales de Salud.

Perder peso en general ayuda a reducir medidas de cintura y grasa visceral.

Alimentos a evitar que te inflaman y aumentan la grasa abdominal

1. Carbohidratos refinados

Azúcar
Foto: Cottonbro/Pexels

Los carbohidratos refinados son carbohidratos no saludables. Ejemplos de estos alimentos son el pan blanco, pasteles, galletas y otros postres hechos con harina refinada; pasta blanca; arroz blanco, pizza: papas fritas; dulces y helado.

Estos productos son inflamatorios, contienen carbohidratos de fácil digestión que pueden contribuir al aumento de peso, interferir con la pérdida de peso y promover enfermedades como diabetes y enfermedades cardíacas, según publica la Escuela de Salud Pública de Harvard.

2. Alimentos fritos

papas fritas
Foto: Cottonbro/Pexels

El consumo de alimentos fritos también favorece la inflamación. Tienen un alto contenido de calorías, exceso de grasas y grasas trans. “Los cuerpos humanos simplemente no evolucionaron para saber cómo procesar alimentos fritos”, comparte Mayo Clinic. A corto plazo, la comida frita retrasan el vaciado del estómago y pueden causar hinchazón. A largo plazo pueden aumentar la grasa abdominal, provocar el aumento de peso y el riesgo de enfermedades cardíacas.

3. Refrescos

Soda
Foto: PhotoAC/Pixabay

Los refrescos y otras bebidas azucaradas como las bebidas deportivas, energéticas, jugos son una gran fuente de calorías y azúcar añadido que provocan el aumento de peso. Las bebidas dietéticas también pueden interferir con los mecanismos de regulación del peso y alterar el equilibrio de las bacterias intestinales.

El cerebro humano responde a la dulzura con señales de comer más. Harvard explica que las bebidas light o de dieta pueden hacer que deseemos más alimentos y bebidas dulces, lo que puede sumar un exceso de calorías.

4. Carnes Rojas

Carne asador
Foto: Thiago/Rebouças en Pexels

Cleveland Clinic señala que los estudios han demostrado que una mayor ingesta de estas carnes conduce a cáncer, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, todos los cuales van de la mano con la inflamación.

Las carnes rojas y procesadas se han asociado con un mayor riesgo de cáncer de colon.

5. Alimentos procesados

salchichas
Foto: Luis Quintero/Pexels

Hopkins Medicine indica que los ingredientes de los productos envasados ​​y los bocadillos suelen tener un alto contenido de grasas trans, azúcar agregada y sal agregada o sodio, tres cosas que dificultan la pérdida de peso.

6. Grasas trans

mantequilla
Foto: Aline Ponce/Pixabay

Las grasas trans son también llamadas grasas “malas”. No solo aumentan la grasa abdominal, también promueve la inflamación crónica. Son la peor grasa para el corazón, aumentan el colesterol LDL malo y reduce el HDL bueno.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ordenó en 2015 a los fabricantes eliminar gradualmente con plazo extendido al 2021 el uso de aceites parcialmente hidrogenados que son la principal fuente dietética de grasas trans artificiales en los alimentos procesados.

Las grasas trans no desaparecerán por completo de los alimentos porque se encuentran naturalmente en pequeñas cantidades en la carne, los productos lácteos y en niveles muy bajos en otros aceites comestibles.

Te puede interesar: