La Navidad “en peligro”: la entrega de suministros subió de 8 a 154 días, plazo récord desde 1989

Una gran cantidad de proveedores no han podido tener todos los pedidos, además, la escasez de contenedores de carga ha dejado a cientos de productos como juguetes a la espera de ser enviados

Los contenedores en el puerto de Los Ángeles en algunos casos han tardado más de seis semanas en ser descargados.
Los contenedores en el puerto de Los Ángeles en algunos casos han tardado más de seis semanas en ser descargados.
Foto: FREDERIC J. BROWN / AFP / Getty Images

Estamos a principios de octubre, el comienzo del último trimestre del año en donde los niveles de consumo suelen alcanzar niveles más altos debido a la llegada de las compras de fin de año y Navidad.

Pero la cadena de suministro de algunos minoristas aún se encuentra detenida debido al coronavirus y a la escasez de mano de obra.

A principios de año, se esperaba que los cuellos de botella que detuvieron la cadena de suministro mundial en 2020 se hubieran solucionado en su mayor parte. En realidad, no han hecho más que empeorar cada vez dejando en riesgo la temporada navideña.

En Europa, minoristas como la cadena de ropa H&M no pueden satisfacer la demanda debido a los retrasos en las entregas

En Estados Unidos, Nike recortó sus previsiones de ventas después de que Covid-19 provocó el cierre de fábricas en Vietnam, que acabó con meses de producción. Y las acciones de Bed Bath & Beyond se desplomaron en medio de los problemas de envío, y su consejero delegado, Mark Tritton, advirtió que las interrupciones se prolongarán hasta bien entrado el próximo año. 

Los brotes de coronavirus aún tienen paralizado a las terminales portuarias por lo que no existen suficientes contenedores de carga lo que ha hecho que los precios se multipliquen por 10 con respecto a hace un año. 

Además la escasez de mano de obra ha paralizado el transporte por carretera y ha hecho que los puestos de trabajo en Estados Unidos alcancen su máximo histórico. 

La última encuesta a gerentes de compras del Instituto de Gestión de Suministros (ISM) mostró que el tiempo de entrega promedio para los materiales de producción en septiembre aumentó a 92 días, el nivel más alto observado en datos que se remontan a 1987. 

Los tiempos de espera para los suministros utilizados en mantenimiento, reparaciones y operaciones igualaron un récord previo de 45 días. Sin embargo, para los gerentes de compras de fábricas que buscan actualizar o reemplazar equipos, el tiempo de entrega promedio aumentó en 8 días a 154 días, el más prolongado desde 1989.

La Navidad está en peligro

Se espera que sea una temporada navideña desalentadora ya que los analistas han expresado su preocupación por la posibilidad de que los márgenes se vean afectados. 

El índice S&P Retail Select Industry, que engloba a 108 empresas estadounidenses, entre ellas Amazon, Macy’s y Best Buy, ha subido cerca de un 40% este año y casi se ha duplicado desde el inicio de 2020

El júbilo choca con lo que ocurre tras bastidores, ya que los minoristas han recurrido a la compra de artículos fabricados hace un par de años para asegurarse de al menos un poco de inventario. 

La cadena de suministro está empeorando en los puertos del país, especialmente en Los Ángeles, donde existen problemas para sacar la mercancía de los buques de carga, que en algunos casos, han tardado más de seis semanas en ser descargados de acuerdo a un reporte de Bloomberg. 

Relacionado: California registra récord de filas de buques de carga en sus puertos esperando ingresar mercadería

No solo es culpa del coronavirus

La llegada de la pandemia de coronavirus derribó la economía mundial cuando las fábricas detuvieron su producción. 

Sin embargo, la cadena de suministro se ha visto interrumpida por acontecimientos como el bloqueo del Canal del Suez así como la escasez de mano de obra y el aumento de los costos de transporte.

Los analistas esperan que los grandes minoristas aumenten de manera drástica su gasto en logística e incluso recurren al uso de fletes aéreos más costosos o rentando buques enteros para mantener sus objetivos de ventas dejando a la deriva a los competidores más pequeños que quizás no podrán recibir sus productos. 

Algunas empresas han tomado la decisión de trasladar su producción a puntos más cercanos a Estados Unidos como México o Brasil, reduciendo el riesgo ante los mercados asiáticos como Vietnam. 

Fabricar bienes más cerca de EE.UU. ha hecho que algunas empresas puedan contar que los tiempos de entrega sean hasta dos veces más rápidos que los competidores. 

Aún faltan tres meses para que el año concluya pero el mayor riesgo es que los estadounidenses gasten menos de los previsto debido a que no existen suficientes existencias. 

Te podrá interesar