Los eventos con electores de Trump y Biden los hicieron enfrentar preguntas difíciles

Trump destacó nuevamente los éxitos en su lucha contra el coronavirus en Miami. Biden también tuvo sus preguntas difíciles en su mitin en Filadelfia

Los eventos con electores de Trump y Biden los hicieron enfrentar preguntas difíciles
Donald Trump y Joe Biden.
Foto: JIM WATSON, SAUL LOEB / Getty Images

Aunque el segundo debate presidencial fue cancelado, el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden aún pasaron la noche del jueves en la televisión nacional, respondiendo preguntas de los votantes en eventos separados, en busca del voto de electores indecisos cuando quedan pocos días para las elecciones.

Los foros se produjeron cuando Trump aceleró su agenda pública luego de su hospitalización por coronavirus, lo que llevó a la Comisión de Debates Presidenciales a convocar un debate virtual y luego Trump decidió retirarse por completo del debate con Biden.

El dúo demócrata está lidiando con su propio roce con el Covid-19, ya que al menos tres personas que han estado cerca de Biden o la senadora Kamala Harris anunciaron pruebas positivas el jueves, dejando fuera temporalmente de mitines que no sean virtuales a la candidata a vicepresidente.  Los miembros de equipo de campaña de Harris dieron luego negativo en las pruebas de coronavirus.

Trump dijo que ha denunciado al supremacismo blanco

Trump dijo que no recordaba si se había hecho la prueba del coronavirus el jueves, antes de acudir al mitin.

Trump ha afirmado este jueves que “durante años” ha denunciado el supremacismo blanco y ha criticado que no se cuestione a su rival en las presidenciales, Joe Biden, si hace lo propio con Antifa, que él sí condena.

“He denunciado a los supremacistas blancos durante años, pero siempre se empieza con esa pregunta, nadie pregunta a Joe Biden si denuncia a los antifascistas”, ha protestado.

“Denuncio a los supremacistas y a esa gente de izquierda que está quemando nuestras ciudades, que son gobernadas por demócratas”, ha dicho Donald Trump, que ha negado, por otro lado, conocer el movimiento de extrema derecha Qanon, cuyas teorías de la conspiración sitúan al presidente estadounidense como víctima de una red internacional de pedófilos que intenta combatir.

Trump también se ha quejado del “mal” trato que está recibiendo del Servicio de Impuestos Internos (IRS), después de que los votantes le hayan preguntado acerca de sus impuestos y de por qué no ha presentado sus declaraciones, como tradicionalmente han hecho todos los candidatos.

“El IRS me trata muy mal. Me tratan muy, muy mal”, ha insistido, para después añadir que “hay gente de administraciones anteriores” que (…) “les gusta cambiar el juego, cambiar las reglas, hacer de todo”, dijo Trump.

Biden denuncia el tratamiento de la pandemia

El candidato demócrata denunció nuevamente el tratamiento que el gobierno de Trump ha dado a la pandemia de coronavirus, durante el mitin con votantes realizado en Filadelfia.

Biden dijo cómo habría manejado el coronavirus de manera diferente, usando la comparación con el presidente Donald Trump, por su respuesta algo desigual al virus.

“Perdió enormes oportunidades y siguió diciendo cosas que no eran ciertas”, dijo el candidato demócrata, y señaló que la administración de Trump dijo que el virus desaparecería en Semana Santa o sería erradicado por el calor del verano.

Sobre si impondría que una vacuna contra Covid-19 fuera obligatoria, Biden dijo que es difícil decidir ahora sobre esto, cuando no se conoce cómo serán estas vacunas.

Biden habló en profundidad sobre su plan económico. Se le preguntó acerca de cómo energizaría a los votantes negros jóvenes y habló sobre hacer cambios sistémicos en las instituciones estadounidenses, desde la justicia penal hasta la propiedad de vivienda y la educación hasta el aprendizaje de la primera infancia para cerrar la brecha de riqueza racial.

Biden también dijo que creía que el paquete de justicia penal de 1994 que redactó tenía fallas después de que contribuyó al encarcelamiento masivo, particularmente para las personas de color.

Después de responder la pregunta de una mujer sobre la ley promocionando su apoyo en ese momento, se le preguntó a Biden específicamente si, en retrospectiva, la ley era un error. “Sí, lo fue”, dijo Biden, aunque sostuvo que el principal problema era cómo se implementaba la nueva ley a nivel estatal y local.

Los foros le dieron a cada candidato la oportunidad de responder preguntas directamente de los votantes y exponer su visión del futuro del país.