Mujer entra a funeraria en Texas y se dirige al ataúd para escupirle al muerto

Algunos testigos revelaron que la persona tenía serios problemas con el fallecido y su familia. La mujer fue acusada por abuso de cadáver que en el Estado es considerado un delito grave

La mujer fue detenida por la policía y tuvo que pagar una fianza de $2,500 dólares.
La mujer fue detenida por la policía y tuvo que pagar una fianza de $2,500 dólares.
Foto: CHANDAN KHANNA/AFP / Getty Images

Una mujer entró a una funeraria en la ciudad de Tyler para dirigirse directo al ataúd que estaba abierto porque se realizaban los servicios funerarios, se acercó y escupió al cadáver.

En noviembre del año pasado, una familia se encontraba en una funeraria para llevar a cabo la ceremonia por la muerte de uno de sus familiares en la ciudad de Tyler, ubicada al noreste de Texas, cuando una mujer de mediana edad apareció en el lugar para ofender al fallecido.

La acusada identificada como Laurie Lynn Hinds no se contuvo ante la pena que sufría la familia, quienes no comprendieron los motivos que la orillaron a escupir al occiso. Algunos testigos dijeron que entre ella y el fallecido había una mala relación.

La familia dejó pasar dos meses porque se encontraban en duelo y en enero de 2022 se dirigieron ante las autoridades para denunciar lo que había hecho Laurie Lynn Hinds, pues en el estado de Texas, el “abuso de cadáver” se considera un delito grave.

Esta semana, Laurie Hinds fue detenida por la policía de Tyler acusada del delito de abuso de cadáver. Un juez le impuso una fianza de $2,500 dólares.

La ley en Texas, especifica que el delito de abuso de un cadáver que sea cometido por cualquier persona, ya sea: que desentierre, perturbe, dañe, diseccione o se lleve un cadáver humano, además de ocultar, traficar o transmitir el cadáver fuera del estado, así como tratarlo de manera ofensiva, es un grave delito que puede pagarse hasta con la cárcel.

Es importante recordar que hace algunos meses se encontraron ocho cuerpos en descomposición en ataúdes, después de que los propietarios de la funeraria fueran desalojados por no pagar el alquiler. El propietario Dondre Johnson fue condenado por los cargos.

Los legisladores estatales aprobaron en 2017 que las penas fueran más severas para las personas que no respetan a los muertos.

Una directora de una funeraria de Pensilvania se declaró culpable de 16 cargos de abuso de un cadáver en 2018 después de tomar fotografías con los cuerpos para mostrarlas a sus amigos. Fue sentenciada a 10 años de libertad condicional, 250 horas de servicio comunitario.

Te puede interesar: